Resumen de novedades

¿Qué es un electroventilador?

Un electroventilador es, como su nombre indica, un ventilador que funciona de forma eléctrica/electrónica. Los modelos antiguos funcionaban cuando un sensor de temperatura (normalmente alojado en el radiador) dejaba pasar corriente (al alcanzar la temperatura indicada, la resistencia interna del sensor disminuía y la corriente podía pasar hacia el ventilador) cerrando el circuito y poniendo en marcha el ventilador.


NRF 47647

Actualmente, el funcionamiento no es tan sencillo, sino que tienen detrás una gran información de la sensórica del vehículo, como por ejemplo el sensor de revoluciones del motor (que informa del régimen de giro del mismo), los sensores de temperatura (tanto de motor, gases de escape, refrigeración, como de temperatura exterior), el sensor de posición del acelerador (que informa sobre la carga demandada al motor), etc.

Existen dos tipos de ventiladores en función de su posición de montaje: Soplantes (si se montan delante del radiador, en contacto con el exterior) o aspirantes (si se montan detrás, junto al motor).

¿Cómo funciona un electroventilador moderno?

Hoy en día se mantiene el esquema de sensor – ventilador, pero entra en juego también la Unidad de Control Electrónico del motor (ECU). El sensor ya no es tan sencillo, sino que lo que hace es mandar señales eléctricas a la ECU en función de la temperatura que tenga el sistema. La ECU lee estos datos y compara con la información que almacena, de modo que, una vez la temperatura llega a un determinado punto, se activa el ventilador para forzar una refrigeración extra.

En este caso, es la ECU la que puede modificar la velocidad del ventilador enviando una determinada corriente al mismo, dando lo que se conoce como “velocidades del ventilador”. La ECU también es capaz de variar la velocidad del ventilador en función de la velocidad del vehículo y temperatura exterior.




Esquema de funcionamiento básico para un ventilador controlado por ECU. Las flechas rojas indican el flujo de información en forma de corriente eléctrica.

Existen otros tipos de ventilador controlados por señales electrónicas PWM, que son completamente adaptables a las señales de temperatura del sensor, e incluso otros que pueden funcionar a voluntad del conductor (usados sobre todo en vehículos de competición).

Supongamos varios casos de funcionamiento:

  • Vehículo a ralentí un día caluroso:

El vehículo a ralentí (arrancado pero parado) comienza a calentarse. Al no haber un flujo de aire en el radiador, se alcanza una cierta temperatura en la que se activa el ventilador, pero no funciona a plena potencia. Esto es lo que se conoce como “primera velocidad” y suele activarse con el motor en cargas bajas o a ralentí, pues la demanda de potencia al motor es mínima.

  • Vehículo subiendo un puerto con carga:

En este caso, supongamos un vehículo con carga en su interior subiendo un puerto de montaña. Normalmente, puede circular entre 2500 y 3500 rpm en un vehículo diésel, y sobre 3500 y 5000 en un vehículo gasolina, cuesta arriba y con peso, lo que supone una demanda alta de potencia y una carga de motor elevada. El vehículo se calienta con rapidez y la “primera velocidad” del ventilador es insuficiente.

Al detectarlo, la ECU envía una señal eléctrica de mayor voltaje, activando lo que se conoce como “segunda velocidad”. En este modo, el ventilador gira a plena potencia, forzando un flujo de aire mucho mayor para refrigerar de forma eficaz el radiador.

  • Vehículo a media carga en carretera sin desnivel

Circular “llaneando” por carretera no supone una carga excesiva para el motor. Supongamos que circulamos a una velocidad de entre 80 y 120 km/h. A esa velocidad, el frontal del vehículo recibe el aire del exterior, que se canaliza directamente al radiador. Como la temperatura no sube a niveles críticos, el ventilador permanece apagado.

Fallos comunes y síntomas de un ventilador defectuoso:

Hay varios síntomas de que un ventilador no funciona correctamente:

  • Exceso de temperatura a ralentí, ciudad o subiendo un puerto: En este caso, el ventilador no funciona o sólo funciona una velocidad. Si a ralentí se calienta hasta que “salta” la segunda velocidad, indica que la primera no funciona y se debe sustituir. Por el contrario, si se calienta subiendo un puerto, indica que la primera velocidad sí funciona, pero no la segunda.
  • Temperatura muy baja del motor en ralentí o carretera: En este caso significa que el ventilador está siempre funcionando, refrigerando en exceso el motor, lo que perjudica su durabilidad, su consumo de combustible y aumento de emisiones contaminantes.

Si al revisar estos puntos, detectamos que el ventilador funciona correctamente, se deben revisar otros elementos tales como el sensor de temperatura y el termostato del vehículo.

Recomendaciones a tener en cuenta:

  • Respetar el tiempo de enfriado del motor: Algunos ventiladores siguen funcionando una vez se para el motor del vehículo. En estos casos, la ECU decide cuándo parar el ventilador. En vehículos antiguos, el ventilador no sigue funcionando una vez se para el motor, de modo que puede ser necesario tener el motor encendido con el ventilador funcionando unos minutos.
  • Revisar el estado de las aspas: Es necesario revisar el estado de las aspas, sobre todo en modelos soplantes (en contacto con el exterior) ya que son más susceptibles a recibir impactos por proyecciones que pueden romper, fisurar o incluso partir las aspas.
Print article Share article